Preguntas frecuentes sobre normativa de remolques.

A continuación le hacemos una selección de las preguntas más frecuentes que nos hacen nuestros clientes, no obstante si tiene alguna pregunta, sugerencia o replica a algo de lo que aquí ponemos no dude en escribirnos a info@remolqueszabala.com .

 

  • ¿Qué trámites  legales debemos hacer después de comprar un remolque de hasta 750 Kgs?

-         Ninguno, ya que el fabricante tiene la obligación de entregarnos la documentación del remolque legalizado y homologado. Desde el 27 de Julio de 1999, ya no es obligatorio pasarlo por tráfico. Tampoco es obligatorio llevar el triangulo amarillo y azul en la parte delantera de nuestro vehículo.

  • ¿Qué tramites legales debemos hacer después de comprar un remolque de más de 750 kgs?

-         Matricularlo con la matricula roja en tráfico y sacar un seguro especifico para remolques.

  • ¿Qué precisamos para ello?

-         La documentación del remolque (ficha técnica) que le aporta el fabricante, la factura de compra (muy importante que figure el nº de bastidor del remolque en la factura) y el D.N.I. o N.I.F. del que va ha ser el titular.

  • ¿Qué medidas legales deben tener los remolques?

-         Las medidas legales son con un ancho máximo de 2500 mm y el largo según ño que haya homologado el fabricante, en nuestro caso tenemos un largo total de 12 metros y hasta 3500 kgs.

  • ¿Qué enganche debemos colocar en nuestro vehículo?

-         Es importante comprobar el peso máximo remolcable con freno y que el enganche sea como mínimo de la resistencia máxima del arrastre total del coche, donde va a ser colocado, para obtener la máxima seguridad. Puesto que hay enganches que van colocados en todoterrenos, que no tienen suficiente resistencia para soportar el arrastre que tiene el vehículo. En todas las fichas técnicas de los vehículos figura el peso máximo remolcable con freno y sin freno. El enganche puede ser de normativa Europea, generalmente todos los enganches fabricados a partir del año 1996. Los anteriores son de normativa nacional. La normativa europea exige de los fabricantes un control de calidad y dureza.

  • ¿Cuántos kg sumando el total entre el coche y el remolque podemos llevar con el carnet de conducir  “B”?

- Según el BOE n   138 de fecha 8 de Junio de 2009 en su página nº 48077 nos autoriza a conducir con un conjunto de coche + remolque con el carnet B un peso máximo de 4.250kgs.

Léalo usted mismo en  esta página del BOE  que a continuación le adjuntamos:

 

  • ¿Cuántos Kg podemos arrastrar con nuestro vehículo?

- En todas las documentaciones de los coches  hay un apartado en la parte izquierda de la misma, donde figura   (PMR s/f  y c/f) . Esto son los valores que podemos arrastrar. Peso máximo remolcable con freno y sin freno. Debemos saber que la cantidad que figura en este apartado es el total de kg que, entre la tara y la carga del remolque puede arrastrar nuestro vehículo.

- Lo dicho, cualquier aclaración no dude en ponerse en contacto con nosotros en el correo info@remolqueszabala.com

Algunos consejos para el transporte de caballos.

1.- PREPARACIÓN DEL CABALLO ANTES DEL VIAJE.
• Es importante trabajarlos muy poco el día anterior al viaje, para que
estén bien descansados.
• No dejarlos “preparados” a la noche para viajar al otro día temprano,
el caballo sabe que se aproxima un viaje y se pone nervioso, no
descansaría apropiadamente. Lo correcto es seguir la rutina diaria
para no alertarlo del viaje. Tampoco dejarle ver los elementos
protectores y otros utensilios que utilizamos siempre en los viajes
porque el los conoce y los asocia con viajar.
• Si se viaja por la mañana temprano, la noche antes, bajar la ración
de granos a la mitad, y si se viaja por la noche bajar la ración de la
mañana para que el caballo no viaje muy lleno.
• Antes de viajar darle una ración de pasto o heno (nada de grano)
para que tengan los intestinos llenos y toda el agua que desee tomar.
• Si el viaje es corto, y dispone de lugar, llevar bidones de agua de la
que toman habitualmente, algunos caballos se niegan a tomar otra
con gusto u olor distinto, hasta que se adaptan, pierden peso y se
chupan.
• El colero o protector de cola, debe ser suave y resistente, hay
caballos que “se sientan” cuando viajan y llegan a lastimarse, la
cinta que lo sostiene en su ligar es preferible que sea elástica.
• Si es invierno debemos abrigarlo con una manta de viaje, esta debe
ser de algodón (nunca impermeable que no deje pasar el aire, los
hace transpirar mucho). Debe tener cinchón, (no muy apretado) que
impida que la capa se deslice y quede colgando o la pisoteen.
• Se recomienda parar cada tres horas de viaje durante unos 15 ó 20
minutos, aunque no se bajen del transporte detener totalmente el
motor, eso los relaja y descansa, no llegan agotados y les permite
orinar tranquilos, hay caballos que no lo hacen si no se toma esta
medida. Si se viaja más de seis horas lo ideal es bajarlo durante una
hora y caminarlos.
2.- EL CABALLO Y EL TRANSPORTEEn la práctica de la equitación en general, cada vez es más habitual
encontrarse en la necesidad de desplazar a los caballos de un sitio a otro.
Asistir a concursos o cursos de diferente índole, o trasladarnos a otro lugar
para disfrutar del caballo en la naturaleza exige que podamos disponer de
un medio de transporte para nuestros caballos. Aparte del camión
convencional, el medio de transporte más común es el remolque o van de
caballos y es de éste último del que vamos a tratar a continuación.
El remolque de caballos ofrece la posibilidad a la persona que no es
profesional del transporte de caballos a tener la movilidad deseada. Pero
hay ciertos aspectos relacionados con ello que tenemos que tener muy en
cuenta y no tomarlo a la ligera.
Cada vez son más estrictas la normativa en cuanto al transporte de caballos
tanto a nivel particular como profesional, siendo obligatoria y necesaria la
asistencia a cursos específicos. A nivel de ITV también encontramos cada
vez una exigencia mayor de mantenimiento y acondicionamiento de los
remolques.
El caballo no ha nacido para entrar en un remolque y ser transportado
durante ciertas horas, como es obvio. Es por esto que debemos de ser
especialmente pacientes y respetuosos tanto en la manipulación del
caballo como en la conducción y no crear un estado de nerviosismo o
pánico en el caballo que desemboque en una mala experiencia para él
difícil de superar.
3.- COMO EMBARCAR Y DESEMBARCAR AL CABALLO
El embarque y desembarque de los caballos son momentos cruciales para
desarrollar un transporte con la máxima confianza para el caballo.
Debemos ponernos en el lugar del caballos y pensar cómo se enfrenta al
hecho de tener que embarcar en un remolque con un espacio reducido y
con poca visibilidad, igualmente al desembarcar, hemos de tener en cuenta
facilitar al caballo los movimientos sin provocar situaciones de stress.
Nunca debemos embarcar a un caballo por la fuerza y la obligación, el
caballo debe de entrar en el remolque por convencimiento propio. Es
habitual ver como, al embarcar un caballo, se preparan una serie de
personas a su alrededor con fustas, cuerdas y todo tipo de utensilios
intimidantes para el caballo, hay que imaginarse lo que debe de pensar el
caballo ante esa situación, desde luego nada tranquilizante. Lo primero que debemos hacer antes e embarcar al caballo es atarlo cerca
del remolque y ponerle las protecciones necesarias para el viaje,
protectores de extremidades y de cola principalmente, después hay que
hacerlo caminar para que se habitúe a las protecciones y volverlo a atar, no
queremos que relacione las protecciones con el embarque, es mucho mejor
que supere las incomodidades por separado.
Mientras el caballo está atado y el remolque esta dentro de su campo de
visión actuamos con toda la normalidad del mundo, preparando el
remolque para su embarque, procurando no hacer movimientos exagerados
ni ruidos excesivos, nuestro cometido en esta fase es el que el caballo vea
al remolque como algo inofensivo y que no presenta ningún peligro para
él.
Para preparar el remolque actuaremos de la siguiente forma:
• Abriremos las puertas de embarque al máximo y nos aseguraremos
de que no hay posibilidad de que puedan cerrarse bajo ningún
concepto, el viento es muchas veces causante de eso. Un buen
remolque tiene unas sujeciones de seguridad para evitar esa
situación.
• Abriremos igualmente la puerta delantera del remolque para obtener
un campo de visión más amplio para el caballo y evitar la sensación
de espacio cerrado, también es una medida de seguridad para el
manipulador en caso de tener que salir rápidamente del remolque
por una situación de peligro. Es por esto que la puerta delantera debe
de ser grande, de forma que una persona pueda franquearla sin
agacharse y a la vez sirve para poder desembarcar a los caballos por
la parte delantera del remolque.
• Es conveniente abrir la separación interior del remolque para que el
caballo tenga mayor sensación de amplitud, asegurándola de forma
que no se mueva y pueda asustar al caballo.
• El suelo del remolque tiene que estar provisto de paja o viruta sobre
la goma antideslizante, el caballo lo apreciara de forma más natural
a la hora de pisarla y protegerá la goma de los clavos de las
herraduras y de las vidias. También es conveniente limpiar el suelo
de objetos o utensilios que puedan estar dentro del remolque, como
fustas, comederos, cuerdas, etc…
• Obviamente el remolque tendrá que estar enganchado al vehículo
antes de proceder al embarque del caballo y el vehículo con el freno
de mano accionado y el motor parado.
Una vez tenemos el remolque preparado procederemos a embarcar el
caballo como sigue: • El embarque del caballo es un proceso a realizar entre dos personas
debido al cierre de la barra trasera de seguridad.
• Realizando la maniobra entre dos personas, una de ellas tomará al
caballo por el ronzal de la cabezada de cuadra y se dirigirá a la
entrada trasera del remolque de forma que el caballo llegue a la
entrada completamente recto, el guía no mirará a su caballo y
entrará en el remolque con franqueza y determinación. El ayudante
se mantendrá a una distancia prudencial sin presionar al caballo pero
dispuesto a ayudar si es necesario.
• El caballo entrará en el remolque siguiendo a su guía, y este ,
cuando llegue a la altura de la barra delantera de seguridad la
franqueará pasando por debajo. En este punto es cuando el ayudante
se acercará al remolque por detrás sin movimientos bruscos y
cerrará con cuidado y sin asustar al caballo la barra trasera de
seguridad.
• Solo en este momento es cuando el guía, una vez que tenga la
completa seguridad de que la barra trasera de seguridad está
colocada y asegurada con su pasador correspondiente, atará al
caballo a la anilla con un nudo de fácil desatado por si hay que sacar
rápidamente al caballo del remolque por una emergencia y de
manera que el caballo no pueda pasar su cabeza por debajo de la
barra de seguridad delantera. Nunca y bajo ningún concepto el
caballo se tiene que encontrar en la situación de estar atado a la
anilla sin que esté colocada la barra de seguridad trasera ya que
fácilmente puede desencadenarse una situación de peligro.
• Una vez el caballo se encuentra dentro del remolque y bien
asegurado con todas las medidas tomadas procedemos a cerrar las
puertas traseras y después la puerta delantera, todo ello con sumo
cuidado y sin provocar ruidos o movimientos que puedan
intranquilizar al caballo.
• Es conveniente no estar demasiado tiempo con el caballo embarcado
y el remolque parado ya que se tranquilizan más cuando estamos en
movimiento. Si vamos a tardar un poco en arrancar debemos dejar
las aperturas abiertas para evitar un exceso de temperatura dentro
del remolque.
Para desembarcar al caballo procederemos de la siguiente manera:
• Al llegar, bajarlos con cuidado ( allí suelen ocurrir los
accidentes), dejarlos descansar dos horas como mínimo y
después caminarlos por los alrededores que se adapten y
reconozcan el nuevo sitio, sino, andarán a las estampadas.
Acariciarlos y conversarlos mucho, darle seguridad, siempre
deben estar acompañados por alguien que ellos reconozcan. • Primero abriremos la puerta delantera y comprobaremos que todo
está en orden y que no se ha producido ninguna variación o
desajuste durante el transporte que pueda afectar al correcto
desembarque del caballo.
• Una vez tenemos la seguridad de ello abriremos las puertas
traseras del remolque, insisto en la necesidad de realizar todos
estos movimientos con la máxima tranquilidad y suavidad para
no provocar sobresaltos en el caballo.
• El guía procederá a desatar el caballo y solo entonces el ayudante
podrá retirar la barra de seguridad trasera.
• En este punto, el caballo suele retroceder por sí solo y el guía lo
acompaña tomando el ronzal, si no es así, se puede ayudar al
caballo a retroceder desde el interior del remolque con
tranquilidad y dejando que el caballo realice sus pasos atrás con
seguridad y tranquilidad, debemos evitar las salidas bruscas del
remolque.
• Existen caballos que se bloquean a la hora de salir realizando el
paso atrás dentro del remolque, es una de las razones por la que
es conveniente tener la puerta delantera grande, que permita
desembarcar al caballo por ella si es necesario.
• Tal vez parezca algo exagerado, pero todo hace a que el caballo
llegue en las mejores condiciones posibles a competir con otros
que no viajaron.